Estas en:

null EL MUSEO DE LOS BOLOS, UN EQUIPAMIENTO ESENCIAL

EL MUSEO DE LOS BOLOS, UN EQUIPAMIENTO ESENCIAL

La participación activa de Cajastur en la cultura y las celebraciones emblemáticas de Asturias queda fuera de duda. La entidad lleva años dejando patente su compromiso con el concejo de Peñamellera Baja, colaborando con la realización de todo tipo de actividades y también con la construcción de equipamientos esenciales y emblemáticos, como el Museo de los Bolos.

El museo, ubicado en la plaza de Panes, abrió sus puertas al público en abril de 2003. En él se presenta de forma sencilla y didáctica lo que ha sido el juego de los bolos en la región, a la vez que realza la importancia histórica de este juego y su trascendencia cultural como práctica que aúna aspectos sociales, culturales, y deportivos.

En las instalaciones también se recuerda a jugadores de otros tiempos, y se rinde homenaje a todos aquellos que han sabido conservar y transmitir la práctica del juego más tradicional de la región, sentando las bases para su difusión en el futuro. El museo se ocupa de ofrecer una visión en el tiempo y en el espacio, pues el deporte y tradición de los bolos es un signo de identidad que la historia ha ido dejando en nuestra comunidad, que forma parte de nuestra cultura y de nuestras tradiciones singulares.

El edificio, de dos plantas, alberga más de mil piezas. El hilo conductor está formado por las 14 modalidades de bolos, practicadas en Asturias, representadas y divididas en modalidades de derribar y aventar. Cada una muestra las piezas del juego, hay una reseña donde se explica en qué consiste la modalidad y una serie de fotografías que exponen los movimientos técnicos de la misma.

El recorrido comienza con el proceso de fabricación de los bolos, un paso por la historia del juego y su evolución en Asturias. No faltan fotografías de jugadores y equipos. Se presentan también textos mitológicos referidos a los bolos, y distintas frases de escritores como Jovellanos, Casona y Celso Amieva dedicadas al juego salpican los rincones del museo.

Además, Cajastur, fiel a ese compromiso que mantiene con Asturias desde hace décadas, también ha otorgado su ayuda y respaldo a actividades como el Certamen del Queso y la Artesanía de los Picos de Europa, y además ha financiado la equipación del Jardín Botánico de los Picos Europa.

El festival, que se celebra en Panes en el mes de julio, es uno de los más interesantes y atractivos del oriente asturiano y de la comarca de Picos, una cita inexcusable. Desde sus comienzos, verano tras verano, se ha ido afianzando entre los más importantes queseros y artesanos de la comarca como una fiesta lúdica y comercial a la que no se puede faltar.

En 2010 el Ayuntamiento de Peñamellera Baja puso en marcha un jardín botánico exclusivo en la región. Se trata de más de tres mil metros de recorrido para explicar al visitante todo sobre la flora de la zona.

Las primeras plantaciones las puso en marcha el taller de empleo “Cuera”, que dirigía Mónica Arruza bajo la tutela del biólogo Juan Antonio Valladares. Se plantaron boj, retama, espino blanco, tejos, madroños, hayas y varias especies de robles y tilos en una primera fase. El resto de especies fueron llegando sucesivamente.

Referencias

La Nueva España